El Patrimonio en el Día Europeo de las lenguas

Aún no hemos empezado las clases y ya está aquí la primera actividad de este curso para #ErasmusLara el Día Europeo de las Lenguas, este año dedicado al Patrimonio. Aquí os presentamos este bello cartel diseñado por nuestra ex-alumna Julia Castellanos

Invitamos a todos a participar en este actividad tan especial con la que cada año arrancamos el curso #EUCulturalHeritage

Nuevo curso, nuevos proyectos

IMG_20170913_121539

Los primeros días de septiembre son los días del calentamiento previo, los días en lso que vamos preparando todo para la llegada de los protagonistas de nuestros procesos de enseñanza-aprendizaje, los alumnos. En estos días de calma relativa hemos decidido celebrar nuestra primera reunión del grupo #ErasmusLara, es decir todos los profesores que durante estos dos años nos hemos involucrado en los proyectos europeos del IES Pintor Juan Lara.

Nuevos retos, nuevos proyectos y nuevas oportunidades. Revisar lo hecho hasta ahora y poner el foco sobre todo aquello que hay que mejorar. En primer lugar las movilidades realizadas ya (casi todas, con excepción de la que ha de realizar nuestro compañero Feliciano Gámez a partir del 23 de septiembre). Diseñar la próxima convocatoria del grupo de trabajo para la elaboración de los nuevos proyectos y petición de movilidades. Por último, los dos próximos retos: poner en marcha nuestro KA 229 con el Niftarlake College de Utrecht (Países Bajos): “The Memory Chest” y la próxima llegada de Verena Ziller, de la Fachoberschule Marie Curie, de Bolzano (Italia) que nos visitará entre el 1 y el 5 de octubre para realizar un jabshadowing entre nosotros ¡Bienvenida, Verena!

Un año de retos, un año emocionante…

 

Un equipo Erasmus+ muy cohesionado

Aquí estamos, primer claustro en el IES Pintor Juan Lara del curso 2018-19, celebrando la llegada de la placa que remite el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación y que nos señala como Centro participante en proyectos Erasmus+.

Estamos en nuestro segundo año, proyectos KA1 y KA2, en FP y en Secundaria, cada día más profesores del centro se involucran en los mismos, la foto lo atestigua. En esta foto echamos mucho en falta a nuestra compañera Susana Ortega, ya en otro centro y a la que deseamos muchísima suerte.

Seguro que este año seremos más y más fuertes y cohesionados, nuestra seña de identidad.

ERASMUS+: “The memory chest”, (2018-1-ES01-KA229-050325_1)

erasmus

El proyecto “The memory chest”, coordinado por el IES Pintor Juan Lara ha sido seleccionado en la convocatoria de la Comisión Europea de los programas ERASMUS+ de 2018. En el proyecto participa, además de nuestro instituto, el Niftarlake College, de Utrecht, en Holanda.

Es la primera vez que lideramos un proyecto de esta dimensiones bajo el auspicio de los programas Erasmus +, si bien ya hemos participado anteriormente en los programas KA 101 y hemos organizado intercambios con anterioridad.

Nuestro proyecto se centra en la preservación de los recuerdos personales y su impacto en la construcción del patrimonio cultural. Va a ser una aventura ilusionante que implicará a todos en nuestro instituto y que tendrá como punto fuerte el viaje a Utrecht, así como la visita de nuestros colegas holandeses, ambas actividades se desarrollarán durante el mes de marzo de 2019

Oslo Día 3

Seguimos con las herramientas para el profesorado de la Web 2.0.

Este tercer día nos empleamos a fondo con una de las probablemente más conocidas y fáciles de usar, la aplicación en línea kahoot! (1). Con kahoot! se pueden realizar test o encuestas rápidamente, y conocer los resultados y puntuaciones en tiempo real, en un entorno competitivo y lúdico que permite una retroalimentación eficaz. Y, por supuesto, como ya estamos acostumbrados a estas alturas, hay una comunidad de usuarios que ponen a nuestra disposición infinidad de recursos listos para ser empleados en clase.

Instalamos kahoot! en nuestros dispositivos móviles, y probamos tanto el rol de estudiante como el de profesor. Como estudiantes tuvimos que responder a cuestiones sobre Oslo que, aunque entonces no lo sabíamos, nos iban a hacer falta al día siguiente.

Tras el Coffee Break nos encontramos con un gigantesco código QR en el panel de la clase:

Código QR y mensaje oculto

Nos dividimos en grupos aleatorios (como siempre) y realizamos una divertida y agitada Búsqueda del Tesoro (Treasure Hunt) en el área de reuniones del hotel Citybox Oslo (en el que tenía lugar nuestro curso), buscando y escaneando códigos QR, y repasando lo visto hasta el momento para poder responder a las preguntas teóricas escondidas en cada código QR.

¡La más difícil de encontrar fue la que estaba dentro del ascensor!

Tras la diversión, comenzó el módulo “Values and benefits of Outdoor Education”. Como experiencia, la profesora nos había preparado nuestra propia actividad al aire libre, que iba a ocupar toda la sesión del día siguiente.

Se formaron cuatro grupos, esta vez (para variar) a dedo: la profesora designó a cuatro capitanes que, por turnos eligieron a los que serían sus compañeros al día siguiente.

A continuación, nos repartió las tareas y nos dio tiempo a cada grupo ( los Mushrooms, los Tomatoes, las Eggplants y las Pumpkins) para elaborar y discutir nuestras estrategias.

(Continuará en Oslo Día 4)

Pascual Conesa


(1) ¿No conocéis kahoot! ?… Pues, al menos en Noruega, es bien conocida a la hora de comer 😉

sdr

Mis primeros días en Oxford

           Bueno, por fin en Oxford. Ya leísteis las anotaciones de Nicanor. Por mi parte, solo voy añadir algunos apuntes de lo que más me ha llamado la atención.  Parece ser que la ciudad se estableció por primera vez en los tiempos de los sajones, alrededor del 900 d.C, y fue conocida inicialmente como “Oxenaforda”, que significa “Ford of the Oxen” (“vado de los bueyes”). Está situada al lado del Parque Natural de Cotswolds (famoso por varios aspectos, entre ellos la lana de sus ovejas), que visité el otro día y del que ya os hablaré más adelante. Como veis, primeras referencias muy ganaderas para una ciudad que fundamenta su fama en la sabiduría que proporciona el tener una de las universidades más  famosas del mundo, aparte de la más antigua en lengua inglesa (1231).

       En estos primeros días aquí no he podido evitar la comparación con Cambridge (Cam+Bridge, “puente sobre el río Cam”), que como sabéis, es la ciudad que visité el año pasado con nuestro proyecto Erasmus+. De hecho, parece que hacer dicha comparación es lo normal no solo para la gente de fuera, sino incluso para las propias ciudades entre sí, puesto que rivalizan, no solo en las regatas, sino en cuál de ellas se merece el título de tener una mejor Universidad.

      Para empezar, me contaron que Cambridge destaca por sus estudios en las Ciencias en general, y Oxford por las Humanidades, destacando sobre todo la Literatura y la Política.  Para seguir os dejo este link por si seguís interesados en la comparación (tiene subtítulos).

    Y para terminar, algunas de mis impresiones más personales. Estoy encantada de que, todavía, cuando paseas por la mayoría de las calles del centro de Oxford, te acompañe constantemente el sonido de las campanas. En cambio, me está resultando muy difícil encontrar uno de esos maravillosos parques que las personas de este país disfrutan tumbadas o tomando su almuerzo, a los que me acostumbré en Cambridge (aquí la mayoría pertenecen a los Colleges y no está permitido el acceso).

     Por cierto, en Oxford hay 38 Colleges y 6 Halls (más o menos lo mismo) y estoy viviendo la experiencia de estar alojada en uno de ellos, St Edmund´s Hall (aunque se llame así, adoptó el estatuto de college en 1957). ). Por lo visto, dentro de la universidad se le conoce por su mote, “Teddy Hall”. No se sabe de forma precisa, pero se estima que su fundación fue en 1278 y se llama así por San Edmundo de Abingdon, el primer arzobispo de Canterbury educado en Oxford, que vivió y enseñó en el lugar del College. Durante finales del siglo XIV y principios del XV, el director William Taylor fue quemado en la hoguera, y otro director, Meter Payne, dejó el país, ambos por defender la independencia religiosa de la institución. Os dejo algunas fotos.

 

BLOG.3BLOG.2blog.1

(En este link encontraréis una explicación de qué son los Colleges  y cómo se organizan estas Universidades con ellos)

 

 

 

 

 

Oxford, the city of dreaming spires (2)

Ya en la segunda semana, el curso sigue con las clases de inglés, en esta ocasión con nuevas profesoras, Diana e Yvie, quienes siguen ilustrándome con la riqueza inabarcable de la lengua inglesa (punto de vista optimista de la cruda realidad: en la vida voy a poder asimilar, retener y ser capaz de usar apropiadamente tantísimos idioms, collocations, phrasal verbs,…, por no hablar de los listenings), así como con excelentes pinceladas del día a día británico (mientras se complica la cosa tratando de leer y entender el Sonnet 18 de Shakespeare -without Paraphrase-, por qué no un comentario sobre la monarquía, presente everywhere …)

Por otro lado en las clases enfocadas a la metodología AICLE y Matemáticas, reviso vocabulario, relaciones de ejercicios y libros de texto de matemáticas ingleses. También recopilo materiales. Espero que sean de utilidad en … ¡¡tan solo unos días!!

Entretanto, aprovecho algún coffee break para pasarle a Agnesse, una compañera de Letonia, que también participa en una movilidad Erasmus+, la dirección del instituto y el vídeo de presentación, si es que se le puede llamar así.

 

Por último, quería comentar algo que encuentro sorprendente en esta ciudad: por un lado, como ya comenté, hay una belleza y solemnidad apabullantes en cada rincón, pero por otro me llaman la atención una serie de detalles que, en unas ocasiones son divertidos, en otras contrastan con el pretendido orden y buen gusto británico, y unas pocas veces son, digamos, extravagantes. Vayamos por partes…

Es una ciudad con tanta historia que todo es antiguo y, claro, se enorgullecen de ello. Sin embargo, a veces entran en en curiosas rivalidades:

También hay quienes consideran que eso de cumplir las normas no va con ellos…

Aunque lo cierto es que te avisan, por si no estás al tanto de las leyes…

Bien es cierto que más vale prevenir: tal vez ya te han quitado alguna vez las mesas y sillas del pub, así que más vale ponerlo difícil, por si acaso hay otro intento…

Es una ciudad amiga de las bicicletas: están por todos lados y te dan todas las facilidades en caso de que tengas algún problema mecánico …

Aunque claro, depende del modelo de bici que uses…

Lo que es seguro es que problemas para dejar la bici aparcada, no hay…

También da la impresión de que hay bastante trabajo, a la vista de la gran cantidad de anuncios solicitando personal.

Aunque si lo que quieres montar es una peluquería, has de saber que la competencia será feroz: en cien metros a la redonda te encuentras unas cuantas.

En Cowley Road no ponen pegas a que cada cual pinte su casa como más le plazca…

… pero Headington Road pone de manifiesto que no hay ninguna ley que pueda impedir que alguien se instale un tiburón en el tejado…

Aunque sobre todo, no falta el fino humor británico …

y Cádiz sigue ocupando un lugar prominente por estos lares.

Oxford, the city of dreaming spires

Después de unos días en Oxford, empiezo a relatar en este blog la experiencia que gracias al Programa Erasmus + tengo la suerte de disfrutar.

Antes de venir a esta ciudad, uno se imagina siglos de historia en cada rincón, pero es una vez aquí cuando se pone de manifiesto el rico patrimonio que alberga: cada calle, cada edificio, te transporta siglos atrás y es difícil abstraerse ante tanta belleza y solemnidad. La Universidad está presente allá por donde camines: además de los Colleges y Halls, las iglesias y museos tienen una especial vinculación con esa institución, la más antigua de habla inglesa. De este modo, recorrer sus calles, contemplar los Colleges y visitar sus museos (el Ashmolean es el más antiguo de Inglaterra y el de Historia de la Ciencia expone una pizarra con anotaciones de Einstein) ha sido sumamente enriquecedor.

Por otro lado, el curso ha empezado con unas clases de actualización de inglés, que ponen de manifiesto que nunca es suficiente lo que parece que uno ya sabe: siempre hay ‘phrasal verbs’, ‘collocations’, ‘compound words‘, etc por descubrir. George, el profesor, bromea cuando explica que English people are not congruent: “1,000 metres make a kilometer (nótese la diferente manera de deletrear metro y kilómetro); certificate or transport sound different depending on if they are used as verbs or as nouns”, así que solo queda tomar nota y tratar de mejorar … A partir de mañana, el horario se reparte entre las clases de inglés y las más específicas sobre metodología AICLE, que espero sean útiles para poder aplicar en el aula a mi regreso.

Por último, como otro de los objetivos del Proyecto es tratar de conocer los usos y costumbres locales, una vez terminan las clases, me esfuerzo y visito alguno de los numerosos coffee shops y pubs, donde además de comprobar que en todos ha pasado algo reseñable (o data de 1242, o fue el primer establecimiento de Europa en el que se sirvió café, o era el sitio de reunión de The Inklings,…), se estudian las distintas clases de cerveza y se escuchan distintos grupos de amigos que se reúnen para tocar y cantar.

Inmersión lingüística: definición

Cada vez que escribo en este blog sobre Dublín lo hago un poco en contra del espíritu del mismo, pero bueno, siempre hay excepciones. Bien, como dije en entradas anteriores, no estoy en Dublín atendiendo a una movilidad KA1, se trata, en mi caso, de una inmersión lingüística de las llevadas a cabo este curso por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Eso quiere decir que he ido a clase. He ahí las pruebas fotográficas: un servidor con sus profes Sahand y Dara acompañado por una pandilla de profes de primaria y secundaria de toda Andalucía además de algunos compis brasileños y una alemana.

Inmersión quiere decir, literalmente, que has de sumergirte en la vida y la lengua de ese país al que vas, lo cual supone no sólo clases de refresco del nivel en el que se supone que te hallas (C1 en mi caso) sino que, además, es conveniente que convivas con una familia de dicho país. Sobre la convivencia en hogares ajenos preferiría correr un tupido (tirando a opaco) velo y dedicarme a explicar las otras variables de la inmersión.

Comer y beber. Absorber la cultura a través de las papilas gustativas: barbacoas coreanas, cocina fusión mexicano-marroquí, estofado tradicional escocés, comida gluten free (gracias, Sonia), café, mucho café y cerveza, de todas las marcas habidas y por haber.

Para sumergirte aún más nada mejor que acudir a espectáculos y deportes, el hurling y el fútbol gaélico no iban mucho con nosotros, además ¿cómo íbamos a seguir dichas competiciones desde España? Mejor el rugby, de eso sí tenemos en El Puerto de Santa María. Leinster Lions, actual campeón de Europa, contra el Newcastle Falcons, diez euros la entrada y pegaditos al terreno de juego ¿se puede pedir más ? (sí, un asiento bajo techo)

Había que poner el acento también en la cultura y eso es algo más serio que ir a Carroll’s a comprar un imán de un Shamrock. Algunos museos también fueron objeto de nuestro programa social. Si os lo estabais preguntando, sí, también visitamos el museo de Guinness. National Gallery, Natural History Museum, GPO History Witness (Sonia guest star) Book of Kells o Kilmainhain Gaol fueron algunos de los museos que hemos visitado.

Horas perdidas en el transporte público, muchas horas usando la Leap Visitor en el Dart, en los buses o en el Lua… o andando con nuestra entrañable May la Coja, siempre liderados por el “delegado de la clase” Enrique, escuchando las pullas de Clara la Chunga y de Laly la Pija a Pablo, nuestro filósofo.

Por último, los paseos por un país que encierra una enorme belleza paisajística.

Una experiencia inolvidable con los mejores compañeros, gracias todos ellos. Habéis hecho de esta inmersión una aventura difícilmente superable. Como cantaba Vera Lynn: “We’ll meet again, don’t know where, don’t know when…”