Belfast for beginners

IMG_20180811_164713

Ahí está el tío, en Shankill Road, Belfast, delante del llamado “Muro de la Paz” un eufemismo como cualquier otro para referirse a un muro que no debería existir.

Para mí, Belfast es Sean Duffy, el detective católico miembro del RUC, personaje de las novelas de Adrian McKinty; Belfast es la serie The Fall, con Gillian Anderson como detective persiguiendo a un asesino en serie por sus calles; y, por supuesto, como para cualquiera interesado en la Historia contemporánea, Belfast es The Troubles.

Muy despistado o muy decididamente ignorante tiene que ser alguien nacido, como yo, a mediados de los años sesenta del siglo XX, como para desconocer por completo el conflicto del Ulster o de Irlanda del Norte. Un conflicto en el que muchos vieron un paralelismo clarísimo (yo no lo veo) con el terrorismo de ETA. No voy a echar aquí en disquisiciones históricas, no es el sitio, sólo diré eso: yo no veo tal paralelismo.

Volvamos. al asunto que nos atañe y que da título a esta entrada. Nos llevaron a Belfast dentro del llamado Social Program de nuestra inmersión. Casi dos horas en autobús separan a Dublín de la “otra capital” de Irlanda, de esa Irlanda que no forma parte de la República, de la Irlanda dependiente de Londres.

Bienvenidos al Ulster

Casi no tuvimos tiempo de disfrutar la ciudad natal del León de Belfast, Van Morrison, sin embargo no pude evitar dedicar un rato al Museo y, por supuesto, a bucear en la historia reciente del Ulster.

La visión que dicho museo ofrece sobre The Troubles es, lógicamente, muy nacionalista desde el punto de vista del Unionismo, incluso significativamente más pro británica que la ofrecida por el mismo Imperial War Museum de Londres.

Antes de abandonar Belfast pasamos por Shankill Road de camino al “muro de la Paz” unabuena ocasión para reparar en los murales pintados allí y ver cómo las visiones del mundo cambian a uno y otro lado de dicho muro.

Frederick Douglass y los exiliados republicanos españoles comparten en el mismo sitio que la lucha por la liberación de Palestina. Entre los murales una placa nos recuerda las graves diferencias que aún persisten en la sociedad del Ulster, unas diferencias que tienen su raíz en una división de carácter religioso y, por supuesto, ideológico.

IMG_20180811_170208
Desigualdad religiosa en la vivienda

Calle arriba, pasando la puerta que cerraba el paso a Shankill Road, los murales nos recuerdan a los irlandeses que lucharon del lado del Imperio en las dos guerras mundiales, siendo muy llamativa la profunda huella que dejó la I Guerra Mundial,

La huella de un intento de incendio es palpable en el mural dedicado a los pilotos de la RAF en la Batalla de Inglaterra. Una clara señal de que las desacuerdos no han quedado del todo enterrados por el acuerdo de Stormont y quién sabe si pueden rebrotar con el Brexit y sus inmediatas consecuencias para el Ulster.

Antes de marcharnos nos quedó bien claro con quién se alinean los católicos del Ulster en lo referente al secesionismo catalán.

IMG_20180811_170415
Por si quedaba alguna duda

Formas de visitar un museo: un ratito en el British

Visitar un museo puede ser (como casi todo en la vida) una experiencia altamente gratificante o la peor de las pesadillas. La visita de esta tarde no ha llegado a la cota de pesadilla pero sí a la de sueño inquietante cuando menos.

Conocía este museo de una visita con mi familia seis años atrás. En aquella ocasión hubo oportunidad de ver salas en completa soledad casi, recuerdo cómo mi hijo y yo pudimos ver los frisos del Partenón sin más compañía que la del vigilante de la sala. En cambio, otros objetos fetiche, como la Piedra Rosetta, eran casi imposible de ver debido a la aglomeración de gente delante de los mismos.

img_20170816_164403.jpg
 

¿Harry Potter o el British? Gana Rowling por goleada (doy fe, el libro era de Harry Potter)

 

Hoy he vuelto a visitarlo, por fin  pude entrar después de soportar una cola razonable. y, cosa curiosa, se invirtió la situación de la vez anterior. Inaguantable la sala de los frisos del Partenón y soportable, en parte, la Piedra Rosetta. Dediqué mi mayor atención, como casi siempre, al arte babilonio y asirio y después me dediqué a observar a la gente y a pensar en la forma en la que contemplamos lo expuesto en los museos.

20170816163019_IMG_0461
Aprendes a dibujar usando la obra de Fidias como modelo
20170816163223_IMG_0464
O bien le das la espalda a Fidias y sólo escuchas al guía (o te duermes, que también es una posibilidad)
20170816171953_IMG_0505
Meditas sobre el paso del tiempo, muy útil en un museo histórico
20170816164148_IMG_0476
Pasas de todo a tu alrededor y te concentras en la pantalla de la audioguía (sí, he dicho audioguía)

 

20170816163138_IMG_0463
“¿Dónde está la brujita?¿Dónde?”
20170816165048_IMG_0486
Hazme una foto con esto de fondo
20170816171024_IMG_0497
O aquí… Da igual lo que tengo a mi lado

20170816171720_IMG_0503

El que dice que lo va a encontrar pronto y tiene a sus acompañantes esperando

20170816172542_IMG_0515
Selfies everywhere

 

 

20170816171459_IMG_0500
Exploradores perdidos por las salas del arte amerindio

Sin embargo, no puedes irte de Londres sin visitar el British, pero eso sí, elige bien qué quieres ver. Este museo puede llegar a ser realmente inabarcable.