Notting Hill, South Kensington y la huella del incendio en Grenfell

Pasear por Portobello Road, Notting Hill y South Kensington es hacer un poquito el guiri, lo cual, de vez en cuando tampoco está mal. Mirar los puestos del mercadillo y las tiendas, tomar algo de comida a pie de calle o sentado en una recóndita y arbolada plaza, como fue mi caso. Todo eso está bien, sin embargo, creo que hemos de observar el mundo con ojos más avezados que los del simple turista. Tenemos que rascar la superficie y llegar a capas más profundas.

IMG_0821

Estamos paseando por uno de los barrios económicamente más solventes de todo Londres, pero muy cerca, sin alejarnos casi podemos ver la torre Grenfell carbonizada, la misma que ardió el pasado 14 de junio dejando al menos 79 muertos.

IMG_0896
En el centro, el esqueleto de Grenfell tower

Los ciudadanos del barrio ven cada día, a poca distancia el esqueleto carbonizado de la torre y es posible ver en farolas y ventanas carteles demandando justicia o la verdad sobre lo acontecido en el edificio. Otros, sencillamente, apuntan a la primera ministra Theresa May como una ladrona o una mentirosa y, para ello, la comparan en vileza con la otrora premier británica Margaret Thatcher.

 

Alguno de su vecinos históricos sabían de sobra de la mezquindad e hipocresía de los políticos, especialmente George Orwell, autor de 1984, Rebelión en la granja u Homenaje a Cataluña y que vivió en este barrio.

IMG_0822

Un paseo agradable y un ratito de portarse como un guiri (informado y curioso) para despejarme después de la clase de hoy.

Tenía curiosidad por ver un monumento construido en Green Park hace cinco años en memoria de los más de 55.000 pilotos, artilleros, bombarderos y navegantes de las tripulaciones de la RAF muertos en misiones de bombardeo sobre Alemania y la Europa ocupada.

Hay en este país una cierta actividad pedagógica en la edificación de monumentos y memoriales y eso es de agradecer; no sólo por parte de aquellos que, de un modo u otro puedan estar relacionados con el homenajeado, sino por todos aquellos a los que nos gusta obtener información clara de qué es lo que se trata de homenajear allí.

En el momento de la edificación de dicho monumento había pasado ya 62 años desde el final de la II Guerra Mundial y estos hombres, de muchísimas nacionalidades, cuya media de edad oscilaba entre los 19 (incluso 16) y los 25 años, no tenían un monumento que los recordase. En cambio, su jefe, Arthur T. Butcher o Bomber Harris, aquel que los mandó a morir sin ninguna clase de escrúpulos sí tiene una estatua desde bastantes décadas atrás.

 

 

 

Sunday afternoon

Save me, save me, save me from this squeeze.
I got a big fat mama trying to break me.
And I love to live so pleasantly,
Live this life of luxury,
Lazing on a sunny afternoon.
In the summertime
In the summertime
In the summertime

Lo decían The Kinks en esta canción de finales de los 60s: “Lazing on a sunny afternoon”. Aunque, en realidad, ha habido poco laziness. Desde Camden hasta la Tate Britain y ver el edificio del MI6 al otro lado del Vauxhall Bridge. Después de empacharnos de Turner, Bacon, Moore, Lawrence y otros artistas británicos , paseo hasta Covent Garden Market, pasando por el edificio del Parlamento y después por Trafalgar Square. Para acabar por la tarde en el tube (metro) hasta Knightsbridge (sí, por supuesto, al topicazo de Harrod’s ¡cómo no!), South Kensington, Brompton Oratory (iglesia católica neo barroca de visita muy recomendable)y que da título a una canción de mi muy admirado Nick Cave:

Up those stone steps I climb
Hail this joyful day’s return
Into its great shadowed vault I go
Hail the Pentecostal morn
The reading is from Luke 24
Where Christ returns to his loved ones
I look at the stone apostles
Think that it’s alright for some
And I wish that I was made of stone
So that I would not have to see
A beauty impossible to define
A beauty impossible to believe
A beauty impossible to endure
The blood imparted in little sips
The smell of you still on my hands
As I bring the cup up to my lips
No God up in the sky
No devil beneath the sea
Could do the job that you did, baby
Of bringing me to my knees
Outside I sit on the stone steps
With nothing much to do
Forlorn and exhausted, baby
By the absence of you

Para acabar en la residencia en la que me alojo, escuchando ambas canciones (y otras más) mientras escribo estas líneas. Como puede verse, un domingo poco o casi nada lazy.