Bruselas, adios

au revoir!, vaarwel, auf wiedersehen, good bye!!!

El sábado 21 de julio fue el último día del curso.  Esa jornada nos dedicamos a hacer una yincana por el municipio de Ixelles/Elsene, para poner en práctica algunas de las técnicas aprendidas en días anteriores así como para también ponernos en el papel de nuestro alumnado. Finalmente nos despedimos todos los participantes, aunque hemos hecho un padlet para estar en contacto entre nosotros, para poder desarrollar en un futuro algún proyecto Erasmus+ o en eTwinning.

Coincide que ese día fue el día nacional de Bélgica, por lo que hubo fiestas por toda la ciudad, un desfile militar, actividades en los parques y finalmente fuegos artificiales.

Ese mismo día por la tarde llegó mi familia, y hemos disfrutado también mucho de la ciudad, y de todo lo que representa. Volví con ellos a la Casa de la Historia Europea, también visitamos el Hemiciclo en el Parlamento y el centro de visitantes Parlamentarium. En los tres centros aprendieron y disfrutaron muchísimo, con actividades adaptadas para niños y audioguías en los 24 idiomas oficiales de la UE.

Otro día decidimos ir la zona de la Exposición Universal de 1958, donde quedó el Atomium como recuerdo y ahora a también acoge el parque MiniEuropa. Por la noche recorrimos el centro turístico de Bruselas, la Grand Place con el Ayuntamiento, la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, Manneken Pis, la iglesia de Nuestra Señora, la galería comercial de Saint Hubert, entre otros, para despedirnos de Bruselas, una ciudad abierta, diversa, acogedora y que te deja con muchas ganas de volver.

Nota 1: Por fin pasé por el canal de Charleroi, lo que se considera el río de Bruselas, aunque la foto no me salió muy “decente” aquí está.

Nota 2: He escrito este entrada en el aeropuerto, ya que nuestro vuelo, que debía salir a las 15.30 se ha retrasado por lo menos hasta las 20:47h. Gajes del oficio ;). Así que por lo menos nos divertimos viendo una reproducción del Atomium en chocolate hecha por la chocolatería Neuhaus.

Susana Ortega

“Drama techniques” in Canterbury (Erasmus + KA1 en familia)

Como sugirió mi compañero y amigo Feliciano, intentaré a lo largo de mis posts ofrecer unas pinceladas de cómo se vive una movilidad KA1 en compañía de la familia. Con ello es posible que algún compañero/a se anime a llevar a cabo su próxima movilidad Erasmus acompañado por la suya, o quizás le sirva para, definitivamente, descartar dicha idea…

Las primeras horas en Inglaterra fueron a bordo de nuestro coche de alquiler, con el que logramos cubrir la distancia Stansted- Canterbury en unas eternas 2 horas y 40 minutos (lo normal para ese trayecto es una hora y media). La famosa y temida circunvalación M25 en hora punta, y el inicio de la operación salida tuvieron la culpa… Y lo de conducir con todo al revés…, tampoco ayudó… La satisfacción de llegar a Canterbury compensó todas las penalidades…

Mi curso Drama techniques for the English Clasroom comienza este lunes, así que hemos aprovechado a tope el fin de semana para conocer Canterbury todos juntos…

Salimos de casa…, con la Catedral de fondo esperándonos…

img_20180721_1009461

 

Primera parada en la Crooked House, del siglo XVII, actualmente una tienda libros de segunda mano con fines sociales… Dickens ofreció una descripción de la misma en una de sus obras: ”..a very old house bulging over the road…leaning forward, trying to see who was passing on the narrow pavement below…” (1849).  No pude resistirme a traerme un ejemplar de Great Expectations (que se desarrolla en señalados enclaves del condado de Kent…)

 

 

A continuación nos sumergimos de lleno en la encantadora y pintoresca Canterbury, una auténtica delicia de ciudad. Primera parada, la Catedral (sí, Feliciano, efectivamente había muchos andamios…):

 

 

Bullicio, pubs, punting… Entramos de lleno en el frenesí turístico…:

 

 

A la mañana siguiente disfrutamos de la maravillosa St Martin´s Church, la iglesia más antigua de Inglaterra. Con restos romanos perfectamente apreciables en su construcción, es una pequeña joya, parece que algo inmune al turismo de masas, donde se respira historia y una calma sobrecogedora. La rodea un precioso cementerio distribuido en terrazas, desde donde puede contemplarse una vista privilegiada de la Catedral y el Marlowe Theatre:

 

 

Muy cerca se encuentra St Augustine´s Abbey, Patrimonio de la Humanidad, al igual que  la Catedral y St Martin´s Church:

img_20180722_104417

 

Última parada del finde, el Parrot Inn, el pub más antiguo de Canterbury (S. XIV):

img_20180722_185449

 

 Toni Ramos