Oslo Día 3

Seguimos con las herramientas para el profesorado de la Web 2.0.

Este tercer día nos empleamos a fondo con una de las probablemente más conocidas y fáciles de usar, la aplicación en línea kahoot! (1). Con kahoot! se pueden realizar test o encuestas rápidamente, y conocer los resultados y puntuaciones en tiempo real, en un entorno competitivo y lúdico que permite una retroalimentación eficaz. Y, por supuesto, como ya estamos acostumbrados a estas alturas, hay una comunidad de usuarios que ponen a nuestra disposición infinidad de recursos listos para ser empleados en clase.

Instalamos kahoot! en nuestros dispositivos móviles, y probamos tanto el rol de estudiante como el de profesor. Como estudiantes tuvimos que responder a cuestiones sobre Oslo que, aunque entonces no lo sabíamos, nos iban a hacer falta al día siguiente.

Tras el Coffee Break nos encontramos con un gigantesco código QR en el panel de la clase:

Código QR y mensaje oculto

Nos dividimos en grupos aleatorios (como siempre) y realizamos una divertida y agitada Búsqueda del Tesoro (Treasure Hunt) en el área de reuniones del hotel Citybox Oslo (en el que tenía lugar nuestro curso), buscando y escaneando códigos QR, y repasando lo visto hasta el momento para poder responder a las preguntas teóricas escondidas en cada código QR.

¡La más difícil de encontrar fue la que estaba dentro del ascensor!

Tras la diversión, comenzó el módulo “Values and benefits of Outdoor Education”. Como experiencia, la profesora nos había preparado nuestra propia actividad al aire libre, que iba a ocupar toda la sesión del día siguiente.

Se formaron cuatro grupos, esta vez (para variar) a dedo: la profesora designó a cuatro capitanes que, por turnos eligieron a los que serían sus compañeros al día siguiente.

A continuación, nos repartió las tareas y nos dio tiempo a cada grupo ( los Mushrooms, los Tomatoes, las Eggplants y las Pumpkins) para elaborar y discutir nuestras estrategias.

(Continuará en Oslo Día 4)

Pascual Conesa


(1) ¿No conocéis kahoot! ?… Pues, al menos en Noruega, es bien conocida a la hora de comer 😉

sdr

Mis primeros días en Oxford

           Bueno, por fin en Oxford. Ya leísteis las anotaciones de Nicanor. Por mi parte, solo voy añadir algunos apuntes de lo que más me ha llamado la atención.  Parece ser que la ciudad se estableció por primera vez en los tiempos de los sajones, alrededor del 900 d.C, y fue conocida inicialmente como “Oxenaforda”, que significa “Ford of the Oxen” (“vado de los bueyes”). Está situada al lado del Parque Natural de Cotswolds (famoso por varios aspectos, entre ellos la lana de sus ovejas), que visité el otro día y del que ya os hablaré más adelante. Como veis, primeras referencias muy ganaderas para una ciudad que fundamenta su fama en la sabiduría que proporciona el tener una de las universidades más  famosas del mundo, aparte de la más antigua en lengua inglesa (1231).

       En estos primeros días aquí no he podido evitar la comparación con Cambridge (Cam+Bridge, “puente sobre el río Cam”), que como sabéis, es la ciudad que visité el año pasado con nuestro proyecto Erasmus+. De hecho, parece que hacer dicha comparación es lo normal no solo para la gente de fuera, sino incluso para las propias ciudades entre sí, puesto que rivalizan, no solo en las regatas, sino en cuál de ellas se merece el título de tener una mejor Universidad.

      Para empezar, me contaron que Cambridge destaca por sus estudios en las Ciencias en general, y Oxford por las Humanidades, destacando sobre todo la Literatura y la Política.  Para seguir os dejo este link por si seguís interesados en la comparación (tiene subtítulos).

    Y para terminar, algunas de mis impresiones más personales. Estoy encantada de que, todavía, cuando paseas por la mayoría de las calles del centro de Oxford, te acompañe constantemente el sonido de las campanas. En cambio, me está resultando muy difícil encontrar uno de esos maravillosos parques que las personas de este país disfrutan tumbadas o tomando su almuerzo, a los que me acostumbré en Cambridge (aquí la mayoría pertenecen a los Colleges y no está permitido el acceso).

     Por cierto, en Oxford hay 38 Colleges y 6 Halls (más o menos lo mismo) y estoy viviendo la experiencia de estar alojada en uno de ellos, St Edmund´s Hall (aunque se llame así, adoptó el estatuto de college en 1957). ). Por lo visto, dentro de la universidad se le conoce por su mote, “Teddy Hall”. No se sabe de forma precisa, pero se estima que su fundación fue en 1278 y se llama así por San Edmundo de Abingdon, el primer arzobispo de Canterbury educado en Oxford, que vivió y enseñó en el lugar del College. Durante finales del siglo XIV y principios del XV, el director William Taylor fue quemado en la hoguera, y otro director, Meter Payne, dejó el país, ambos por defender la independencia religiosa de la institución. Os dejo algunas fotos.

 

BLOG.3BLOG.2blog.1

(En este link encontraréis una explicación de qué son los Colleges  y cómo se organizan estas Universidades con ellos)

 

 

 

 

 

Oxford, the city of dreaming spires (2)

Ya en la segunda semana, el curso sigue con las clases de inglés, en esta ocasión con nuevas profesoras, Diana e Yvie, quienes siguen ilustrándome con la riqueza inabarcable de la lengua inglesa (punto de vista optimista de la cruda realidad: en la vida voy a poder asimilar, retener y ser capaz de usar apropiadamente tantísimos idioms, collocations, phrasal verbs,…, por no hablar de los listenings), así como con excelentes pinceladas del día a día británico (mientras se complica la cosa tratando de leer y entender el Sonnet 18 de Shakespeare -without Paraphrase-, por qué no un comentario sobre la monarquía, presente everywhere …)

Por otro lado en las clases enfocadas a la metodología AICLE y Matemáticas, reviso vocabulario, relaciones de ejercicios y libros de texto de matemáticas ingleses. También recopilo materiales. Espero que sean de utilidad en … ¡¡tan solo unos días!!

Entretanto, aprovecho algún coffee break para pasarle a Agnesse, una compañera de Letonia, que también participa en una movilidad Erasmus+, la dirección del instituto y el vídeo de presentación, si es que se le puede llamar así.

 

Por último, quería comentar algo que encuentro sorprendente en esta ciudad: por un lado, como ya comenté, hay una belleza y solemnidad apabullantes en cada rincón, pero por otro me llaman la atención una serie de detalles que, en unas ocasiones son divertidos, en otras contrastan con el pretendido orden y buen gusto británico, y unas pocas veces son, digamos, extravagantes. Vayamos por partes…

Es una ciudad con tanta historia que todo es antiguo y, claro, se enorgullecen de ello. Sin embargo, a veces entran en en curiosas rivalidades:

También hay quienes consideran que eso de cumplir las normas no va con ellos…

Aunque lo cierto es que te avisan, por si no estás al tanto de las leyes…

Bien es cierto que más vale prevenir: tal vez ya te han quitado alguna vez las mesas y sillas del pub, así que más vale ponerlo difícil, por si acaso hay otro intento…

Es una ciudad amiga de las bicicletas: están por todos lados y te dan todas las facilidades en caso de que tengas algún problema mecánico …

Aunque claro, depende del modelo de bici que uses…

Lo que es seguro es que problemas para dejar la bici aparcada, no hay…

También da la impresión de que hay bastante trabajo, a la vista de la gran cantidad de anuncios solicitando personal.

Aunque si lo que quieres montar es una peluquería, has de saber que la competencia será feroz: en cien metros a la redonda te encuentras unas cuantas.

En Cowley Road no ponen pegas a que cada cual pinte su casa como más le plazca…

… pero Headington Road pone de manifiesto que no hay ninguna ley que pueda impedir que alguien se instale un tiburón en el tejado…

Aunque sobre todo, no falta el fino humor británico …

y Cádiz sigue ocupando un lugar prominente por estos lares.

Oxford, the city of dreaming spires

Después de unos días en Oxford, empiezo a relatar en este blog la experiencia que gracias al Programa Erasmus + tengo la suerte de disfrutar.

Antes de venir a esta ciudad, uno se imagina siglos de historia en cada rincón, pero es una vez aquí cuando se pone de manifiesto el rico patrimonio que alberga: cada calle, cada edificio, te transporta siglos atrás y es difícil abstraerse ante tanta belleza y solemnidad. La Universidad está presente allá por donde camines: además de los Colleges y Halls, las iglesias y museos tienen una especial vinculación con esa institución, la más antigua de habla inglesa. De este modo, recorrer sus calles, contemplar los Colleges y visitar sus museos (el Ashmolean es el más antiguo de Inglaterra y el de Historia de la Ciencia expone una pizarra con anotaciones de Einstein) ha sido sumamente enriquecedor.

Por otro lado, el curso ha empezado con unas clases de actualización de inglés, que ponen de manifiesto que nunca es suficiente lo que parece que uno ya sabe: siempre hay ‘phrasal verbs’, ‘collocations’, ‘compound words‘, etc por descubrir. George, el profesor, bromea cuando explica que English people are not congruent: “1,000 metres make a kilometer (nótese la diferente manera de deletrear metro y kilómetro); certificate or transport sound different depending on if they are used as verbs or as nouns”, así que solo queda tomar nota y tratar de mejorar … A partir de mañana, el horario se reparte entre las clases de inglés y las más específicas sobre metodología AICLE, que espero sean útiles para poder aplicar en el aula a mi regreso.

Por último, como otro de los objetivos del Proyecto es tratar de conocer los usos y costumbres locales, una vez terminan las clases, me esfuerzo y visito alguno de los numerosos coffee shops y pubs, donde además de comprobar que en todos ha pasado algo reseñable (o data de 1242, o fue el primer establecimiento de Europa en el que se sirvió café, o era el sitio de reunión de The Inklings,…), se estudian las distintas clases de cerveza y se escuchan distintos grupos de amigos que se reúnen para tocar y cantar.

Inmersión lingüística: definición

Cada vez que escribo en este blog sobre Dublín lo hago un poco en contra del espíritu del mismo, pero bueno, siempre hay excepciones. Bien, como dije en entradas anteriores, no estoy en Dublín atendiendo a una movilidad KA1, se trata, en mi caso, de una inmersión lingüística de las llevadas a cabo este curso por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Eso quiere decir que he ido a clase. He ahí las pruebas fotográficas: un servidor con sus profes Sahand y Dara acompañado por una pandilla de profes de primaria y secundaria de toda Andalucía además de algunos compis brasileños y una alemana.

Inmersión quiere decir, literalmente, que has de sumergirte en la vida y la lengua de ese país al que vas, lo cual supone no sólo clases de refresco del nivel en el que se supone que te hallas (C1 en mi caso) sino que, además, es conveniente que convivas con una familia de dicho país. Sobre la convivencia en hogares ajenos preferiría correr un tupido (tirando a opaco) velo y dedicarme a explicar las otras variables de la inmersión.

Comer y beber. Absorber la cultura a través de las papilas gustativas: barbacoas coreanas, cocina fusión mexicano-marroquí, estofado tradicional escocés, comida gluten free (gracias, Sonia), café, mucho café y cerveza, de todas las marcas habidas y por haber.

Para sumergirte aún más nada mejor que acudir a espectáculos y deportes, el hurling y el fútbol gaélico no iban mucho con nosotros, además ¿cómo íbamos a seguir dichas competiciones desde España? Mejor el rugby, de eso sí tenemos en El Puerto de Santa María. Leinster Lions, actual campeón de Europa, contra el Newcastle Falcons, diez euros la entrada y pegaditos al terreno de juego ¿se puede pedir más ? (sí, un asiento bajo techo)

Había que poner el acento también en la cultura y eso es algo más serio que ir a Carroll’s a comprar un imán de un Shamrock. Algunos museos también fueron objeto de nuestro programa social. Si os lo estabais preguntando, sí, también visitamos el museo de Guinness. National Gallery, Natural History Museum, GPO History Witness (Sonia guest star) Book of Kells o Kilmainhain Gaol fueron algunos de los museos que hemos visitado.

Horas perdidas en el transporte público, muchas horas usando la Leap Visitor en el Dart, en los buses o en el Lua… o andando con nuestra entrañable May la Coja, siempre liderados por el “delegado de la clase” Enrique, escuchando las pullas de Clara la Chunga y de Laly la Pija a Pablo, nuestro filósofo.

Por último, los paseos por un país que encierra una enorme belleza paisajística.

Una experiencia inolvidable con los mejores compañeros, gracias todos ellos. Habéis hecho de esta inmersión una aventura difícilmente superable. Como cantaba Vera Lynn: “We’ll meet again, don’t know where, don’t know when…”

 

Belfast for beginners

IMG_20180811_164713

Ahí está el tío, en Shankill Road, Belfast, delante del llamado “Muro de la Paz” un eufemismo como cualquier otro para referirse a un muro que no debería existir.

Para mí, Belfast es Sean Duffy, el detective católico miembro del RUC, personaje de las novelas de Adrian McKinty; Belfast es la serie The Fall, con Gillian Anderson como detective persiguiendo a un asesino en serie por sus calles; y, por supuesto, como para cualquiera interesado en la Historia contemporánea, Belfast es The Troubles.

Muy despistado o muy decididamente ignorante tiene que ser alguien nacido, como yo, a mediados de los años sesenta del siglo XX, como para desconocer por completo el conflicto del Ulster o de Irlanda del Norte. Un conflicto en el que muchos vieron un paralelismo clarísimo (yo no lo veo) con el terrorismo de ETA. No voy a echar aquí en disquisiciones históricas, no es el sitio, sólo diré eso: yo no veo tal paralelismo.

Volvamos. al asunto que nos atañe y que da título a esta entrada. Nos llevaron a Belfast dentro del llamado Social Program de nuestra inmersión. Casi dos horas en autobús separan a Dublín de la “otra capital” de Irlanda, de esa Irlanda que no forma parte de la República, de la Irlanda dependiente de Londres.

Bienvenidos al Ulster

Casi no tuvimos tiempo de disfrutar la ciudad natal del León de Belfast, Van Morrison, sin embargo no pude evitar dedicar un rato al Museo y, por supuesto, a bucear en la historia reciente del Ulster.

La visión que dicho museo ofrece sobre The Troubles es, lógicamente, muy nacionalista desde el punto de vista del Unionismo, incluso significativamente más pro británica que la ofrecida por el mismo Imperial War Museum de Londres.

Antes de abandonar Belfast pasamos por Shankill Road de camino al “muro de la Paz” unabuena ocasión para reparar en los murales pintados allí y ver cómo las visiones del mundo cambian a uno y otro lado de dicho muro.

Frederick Douglass y los exiliados republicanos españoles comparten en el mismo sitio que la lucha por la liberación de Palestina. Entre los murales una placa nos recuerda las graves diferencias que aún persisten en la sociedad del Ulster, unas diferencias que tienen su raíz en una división de carácter religioso y, por supuesto, ideológico.

IMG_20180811_170208
Desigualdad religiosa en la vivienda

Calle arriba, pasando la puerta que cerraba el paso a Shankill Road, los murales nos recuerdan a los irlandeses que lucharon del lado del Imperio en las dos guerras mundiales, siendo muy llamativa la profunda huella que dejó la I Guerra Mundial,

La huella de un intento de incendio es palpable en el mural dedicado a los pilotos de la RAF en la Batalla de Inglaterra. Una clara señal de que las desacuerdos no han quedado del todo enterrados por el acuerdo de Stormont y quién sabe si pueden rebrotar con el Brexit y sus inmediatas consecuencias para el Ulster.

Antes de marcharnos nos quedó bien claro con quién se alinean los católicos del Ulster en lo referente al secesionismo catalán.

IMG_20180811_170415
Por si quedaba alguna duda

Capítulo extra: “to drop the children into the water”

Capítulo extra y capítulo escatológico.

Capítulo extra porque quien firma estas líneas está en Dublín por formación, pero no dentro de una acción KA1, sino en el programa de inmersión lingüística de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Aún no ha llegado mi turno en las movilidades KA1 de este año, pero no he podido resistirme a compartir este momento con los compañeros de From lost to the river y con los seguidores de este blog; aquí es donde llegan las razones escatológicas de este post.

La frase que da título a esta entrada es, aparentemente inocua, sin embargo, encierra la ironía y el doble (o triple) sentido propios del chirigotero con la mente más aguda que uno pueda llegar a conocer: “Arrojar los niños al agua“o, más bien, algo así como no poder resistirse a pasar un rato de reflexión sentado en un retrete… con los pantalones (y lo demás) bajados . Esta frase, pronunciada por uno de los personajes que aparecen en las fotos que encabezan esta entrada, ha provocado la hilaridad de los presentes y un empeño en conocer si tal frase era así o no. Tras unos minutos de búsqueda hemos llegado a la conclusión de que tal frase no era exactamente igual a como es en realidad: “dropping the kids off at the pool“. Al fin y a la postre, se trata de expresar la misma necesidad fisiológica por medio del mismo eufemismo.

“Drama techniques” in Canterbury (Erasmus + KA1 en familia) 3ª Parte (y final)

¡La organización de Pilgrims nos ha proporcionado por fin las fotos oficiales del curso! Seleccionamos algunas:

 

Peter Dyer, nuestro profesor,  ha insistido durante todos estos días en la imperiosa necesidad de potenciar la creatividad y la imaginación en el aula. No hay excusas. Entender el “SÍ” como la puerta de entrada a la verdadera interacción con compañeros y alumnos. Perderle el miedo a los ejercicios de improvisación, entendiendo esta como una herramienta poderosísima para animar al grupo y a uno mismo a expresarse en otro idioma, sin miedo al fallo o al error gramatical, poniendo el foco en el verdadero objetivo de aprender idiomas, que no es otro que el de COMUNICARSE de manera efectiva.

El curso ha supuesto una inyección muy potente de entusiasmo para todos nosotros, con multitud de elementos inspiradores, tanto para la enseñanza del inglés en el aula como para las clases de Artes Escénicas. Espero tener la oportunidad de compartir las dinámicas y juegos que hemos experimentado tanto con mis alumnos como con los profesores que quieran aproximarse o profundizar en este enfoque “teatral” de la enseñanza de idiomas.

La interacción con mis compañeros (15 profesoras y 2 profesores) ha sido asimismo muy enriquecedora. Se trataba de compañeros de diferentes partes del mundo (Italia, Hungría, Serbia, Alemania, Francia, Reino Unido, República Checa, Japón, Martinica…) con un nivel de inglés muy alto y con una motivación enorme por mejorar sus destrezas como profesores de idiomas. Muchos de nosotros acudíamos al curso con la beca Erasmus + KA1, compartiendo por tanto un vínculo especialmente fuerte con el proyecto europeo, en unos momentos en los que este parece necesitar un mayor respaldo y proyección aún si cabe. Hemos comprobado que la idea de Europa sigue teniendo sentido, a pesar de las voces agoreras o interesadas que proclaman lo contrario.

 

 

Durante estos días he tenido también oportunidad de contactar con los compañeros del Departamento de Música de Simon Langton Girls´Grammar School, visitando sus fabulosas instalaciones, y explorando posibilidades para establecer una interesantísima colaboración entre nuestros respectivos coros en los próximos meses.

 

 

Las aventuras en familia nos llevaron hasta el singular Howletts Wild Animal Park, centrado principalmente en la recuperación de especias amenazadas y su reintroducción en el medio natural al que pertenecen: gorilas, gibones, rinocerontes… nacidos en cautividad han sido exitosamente liberados en África durante las últimas décadas.

Esta encomiable labor se ha cobrado la vida de varios cuidadores durante los últimos años, con tres muertes a manos de diferentes tigres siberianos:

img_20180728_132241Y para los amantes de los misterios y las historias truculentas, aconsejaría un repaso por la vida del excéntrico creador de esta reserva, el millonario John Aspinall…

 

Nuestra última excursión nos llevó hasta los acantilados blancos de Dover, maravilla natural e imagen característica de esta parte de Inglaterra, testigo de auténticos momentos críticos de la Historia.

 

Ha sido un verdadero placer compartir todas estas experiencias a través de este blog. Nos despedimos ya, no sin antes animar a profes y familias a sumarse a las Erasmus + KA1, porque realmente merece la pena. Besos de Malva, Lola, Sonia y Toni!

img_20180728_215322

 

Toni Ramos

Oslo, día 2 (2ª parte)

Durante el Coffee Break tuvo lugar el European Cultural Exchange en el que los participantes del curso presentamos y ofrecimos comidas típicas de nuestros respectivos países. Esta actividad lúdica fomentó nuestra cohesión como grupo-clase apenas sin darnos cuenta, al tiempo que reforzó nuestra dimensión europea común.

Todo delicioso (por supuesto, nuestro Iberian ham fue muy celebrado). Algunas curiosidades: el Sardinian torrone, un dulce de Cerdeña con aspecto de turrón de Jijona, duro de cortar pero fácil de masticar (y sin azúcar entre sus ingredientes), y la Schwarzwaldtorte, la tarta típica de la Selva Negra (Alemania), en cuya receta original se utiliza ¡brandy de Jerez!

Después del café, ayudamos a nuestras degustaciones con vino de Oporto y un vino tinto rumano de los Cárpatos llamado, como no podía ser de otra manera, Drácula.


Por la tarde, paseando de vuelta al hotel, me llamó la atención este escaparate:

mdemde

Esto explicaba de dónde habían salido los ciclistas con cuernos con los que me crucé el día anterior, y que pensé que iban a una despedida de soltero.

Me reitero en lo dicho en mi primer post: ¡Noruega es sorprendente!

Pascual Conesa