Oxford, the city of dreaming spires (2)

Ya en la segunda semana, el curso sigue con las clases de inglés, en esta ocasión con nuevas profesoras, Diana e Yvie, quienes siguen ilustrándome con la riqueza inabarcable de la lengua inglesa (punto de vista optimista de la cruda realidad: en la vida voy a poder asimilar, retener y ser capaz de usar apropiadamente tantísimos idioms, collocations, phrasal verbs,…, por no hablar de los listenings), así como con excelentes pinceladas del día a día británico (mientras se complica la cosa tratando de leer y entender el Sonnet 18 de Shakespeare -without Paraphrase-, por qué no un comentario sobre la monarquía, presente everywhere …)

Por otro lado en las clases enfocadas a la metodología AICLE y Matemáticas, reviso vocabulario, relaciones de ejercicios y libros de texto de matemáticas ingleses. También recopilo materiales. Espero que sean de utilidad en … ¡¡tan solo unos días!!

Entretanto, aprovecho algún coffee break para pasarle a Agnesse, una compañera de Letonia, que también participa en una movilidad Erasmus+, la dirección del instituto y el vídeo de presentación, si es que se le puede llamar así.

 

Por último, quería comentar algo que encuentro sorprendente en esta ciudad: por un lado, como ya comenté, hay una belleza y solemnidad apabullantes en cada rincón, pero por otro me llaman la atención una serie de detalles que, en unas ocasiones son divertidos, en otras contrastan con el pretendido orden y buen gusto británico, y unas pocas veces son, digamos, extravagantes. Vayamos por partes…

Es una ciudad con tanta historia que todo es antiguo y, claro, se enorgullecen de ello. Sin embargo, a veces entran en en curiosas rivalidades:

También hay quienes consideran que eso de cumplir las normas no va con ellos…

Aunque lo cierto es que te avisan, por si no estás al tanto de las leyes…

Bien es cierto que más vale prevenir: tal vez ya te han quitado alguna vez las mesas y sillas del pub, así que más vale ponerlo difícil, por si acaso hay otro intento…

Es una ciudad amiga de las bicicletas: están por todos lados y te dan todas las facilidades en caso de que tengas algún problema mecánico …

Aunque claro, depende del modelo de bici que uses…

Lo que es seguro es que problemas para dejar la bici aparcada, no hay…

También da la impresión de que hay bastante trabajo, a la vista de la gran cantidad de anuncios solicitando personal.

Aunque si lo que quieres montar es una peluquería, has de saber que la competencia será feroz: en cien metros a la redonda te encuentras unas cuantas.

En Cowley Road no ponen pegas a que cada cual pinte su casa como más le plazca…

… pero Headington Road pone de manifiesto que no hay ninguna ley que pueda impedir que alguien se instale un tiburón en el tejado…

Aunque sobre todo, no falta el fino humor británico …

y Cádiz sigue ocupando un lugar prominente por estos lares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s